miércoles, 7 de marzo de 2012

"Vengo de una familia docente de varias generaciones y jamás tuvimos una realidad como la actual", por Facundo Forestale (docente)


“Vengo de una familia docente de varias generaciones y jamás tuvimos una realidad como la actual…

Con respecto a la estabilidad laboral, ningún colega sensato y honesto puede siquiera insinuar que los docentes corremos riesgo de perder nuestro puesto de trabajo por arbitrariedades o decisiones ajenas a lo establecido en el estatuto del docente, aun los que trabajamos en escuelas privadas sabemos y somos conscientes que para perder nuestro trabajo tienen que darse una enorme serie de situaciones, agotar una extensa cantidad de instancias del consejo de educación, del ministerio y gremiales, privilegio que casi ningún otro trabajador en la Argentina tiene…

Con respecto al sueldo, en mi caso personal cuento con apenas nueve años de antigüedad frente al aula, cuando arranque a laburar cobraba 350 patacones!!! Cifra que con mucha suerte me permitía llegar al día 20 de cada mes, los casi 3000 pesos actuales distan mucho del óbolo mensual del no tan lejano año 2003.

Si uno toma los dedos de ambas manos, en caso de no haber sufrido mutilaciones, encontrara diez dedos, los que usara para hacer una escala bastante simple, de 350 a 700 hay un 100% de aumento, si a esta cifra la multiplicamos por tres vamos a encontrarnos con el numero 2800, el lector avezado se habrá dado cuenta que estoy hablando del salario del docente sin antigüedad alguna, un dato para nada menor en el caso de la composición salarial en todos los ámbitos de la educación en la Argentina ya que repartida a lo largo de toda la carrera los docentes tenemos un aumento del 5% anual independientemente de los aumentos de salario que tengamos, significa que un docente con diez años de antigüedad cobra el 50% más en relación con el sueldo acordado en paritarias OBLIGATORIAS! Un derecho que recién se comenzó a respetar a partir del gobierno de Néstor Kirchner, volviendo al tema que nos convoca sin afinar mucho el lápiz cuando se destrabe este conflicto gremial los docentes nos encontraremos percibiendo un acumulado durante los últimos ocho años de: en cifras nominales 630% y en bruto sin desglosar de 340%, si a esta cifra le restamos el nivel de inflación llegaremos a la conclusión de que los docentes percibimos un mínimo de 200% de aumento acumulado real, una cifra que envidiaría más de un trabajador.

El sueldo docente dista mucho de ser el ideal, creo que tendríamos que cobrar mucho mas, teniendo en cuenta el rol que cumplimos ante la sociedad y la historia, sin embargo no podemos dejar de observar que nuestra realidad ha mejorado aritméticamente, una maestra que trabaja ocho horas diarias con apenas cinco años de antigüedad tiene un sueldo que ronda casi los 8000 pesos, un profesor de Secundaria cumpliendo ocho horas diarias con diez años frente al curso cobra alrededor de 10000 pesos mensuales, son todas cifras mejorables sin lugar a dudas, pero no creo que sean motivo para hacer de manera sistemática paros que en definitiva van en detrimento de nuestra condición profesional y moral, tengo la sensación que este gobierno ha hecho por nosotros mucho más que cualquier otro y eso tendríamos que tener en cuenta a la hora de evaluar el costo de cada una de las medidas de fuerza que toman los gremios.

La educación, la salud el trabajo y la seguridad no son privilegios, son derechos y cada uno de los trabajadores que las desarrollamos debemos tener muy en cuenta que los beneficiarios de estos derechos somos todos, tenemos que entender de una buena vez por todas que lo nuestro es ante todo una vocación y eso nos obliga moralmente a cumplirla ante todo.

Llenemos la plaza de Mayo al salir de la escuela, demos clases publicas en todos los barrios, llevemos la escuela a la calle, pero jamás dejemos de educar, porque en medio de estas discusiones paritarias nos olvidamos una vez mas de los pibes, que en definitiva son por lo que en verdad luchamos, enseñémosle la lucha, obliguémosle a ser actores de cambio, pero acompañados por nosotros, nunca dejemos el aula vacía, cada acción que uno como docente toma repercute en los pibes y lamento decirles colegas y en algunos casos compañeros también, que cada día sin clases es un paso para atrás y en eso soy taxativo: “Para atrás, ni para tomar carrera”

Un fuerte abrazo para todos”.

Facundo Forestale.


CLICK EN LA IMAGEN PARA AGRANDAR
 Fuente: http://docentesparalavictoria.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada