jueves, 1 de diciembre de 2011

La culpa del chancho

Hoy en varios medios hegemónicos salió una noticia que tuvo mucho revuelo en el mundo de los militantes del movimiento nacional y popular. La denuncia de Víctor Maiola (miembro de La Cámpora Diversia) quien fue despedido de Aerolíneas Argentinas tras haberse negado a pagar desde su primer mes el diezmo de su sueldo a la agrupación que lo hizo ingresar en dicho puesto, abrió varios debates entre quienes están enterados de la noticia y entre los militantes del proyecto. Las repercusiones fueron diversas, tanto que no se entiende bien cuál es el punto negativo en sí de dicha noticia. ¿Es acaso errado que una agrupación que te hace entrar en un puesto estatal, te pida el diezmo para mantener la unidad básica, banderas y demás gastos? ¿debe acaso una agrupación cumplir el rol de agencia laboral de forma gratuita? O cual sería la reacción de las personas que se quejan de esto como si fuera un delito, si el Estado subvencionara a dichas organizaciones que hacen mucho mas que solo quejarse desde sus casas.
Si, puedo confesar que me enerva ver como muchos están haciendo su descargo culpando enteramente de la difusión del caso al ex empleado de AA, pero nadie habla de la verdadera responsabilidad en esto. Es algo históricamente común que cualquier organización política se mantenga en base a sus militantes, y que en los casos que estos logran entrar al Estado, colaboren con el 10% de sus salarios o más. Esto se aclara siempre desde el inicio del debate político con una bajada orgánica en la cual es cada militante quien queda con la responsabilidad de decidir, si prefiere aceptar un trabajo bajo tales condiciones, o seguir militando y trabajando en forma paralela. Pero esto no ocurre en agrupaciones (o secciones de agrupaciones grandes, como sería en el caso de Diversia respecto a La Cámpora en sí) donde la militancia para por un lado secundario, respecto de las salidas y/o el interés económico de quienes representan a esta agrupación. Así que dejemos de echar culpas sobre los chanchos, y pongamos más el ojo sobre quienes le dan de comer. Tanto es lo que se están fijando sobre un INDIVIDUO que nada hace sobre la historia de la Patria más que quejarse, que siquiera pusieron el ojo en ver que Clarín levantó esta noticia desde el seguimiento que hace sobre los militantes en las redes sociales. Bien lo dice en la primer nota que subieron en la web del diario, todo lo publicado, lo sacaron del Facebook y twitter personal de este militante, o sea que venían siguiendo los rastros de donde perfectamente saben que iban a encontrar mugre.
Quedarnos con una visión negativa del militante que sufrió la pérdida de trabajo, y no tuvo una correcta formación política de parte de la agrupación donde militaba, es mirar el dedo de quien señala, pero no la Luna...

2 comentarios:

  1. Veo que borraste mi comentario y alteraste el texto de tu nota... que bonito ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Veo que tenes problemas de vista
    Veo que tampoco sabes usar internet...
    Veo Veo.. que ves?

    ResponderEliminar