viernes, 28 de octubre de 2011

La Cuspide del monopolio

No es necesario siquiera aclarar que a la hora de hablar de monopolios u oligopolios en Argentina a una gran mayoría lo primero que se nos cruza por la cabeza, es el grupo de Noble Herrera/ Magnetto (Grupo Clarín). Estos, a pesar de la Ley de Medios, con muchas medidas cautelares mediante sigue acumulando más y más voces para que cada vez su mensaje sea aún más contundente, por más de que los consumidores de medios hoy en día tienen un nivel mucho más agudo de entendimiento de las noticias.
Esta vez el oligopolio adquirió la cadena de mega librerías Cuspide. El grupo pagó 2,8 millones de dólares y 3,7 millones de pesos para quedarse con el 65, 46 por ciento del capital social y votos de Cúspide Libros, y el 2,4 por ciento del capital social y votos de Librerías Fausto, que es propiedad de Cúspide.
Este desembarco en una de las más importantes cadenas de librerías del país también marca su debut en el retail ya que hasta ahora, en el negocio editorial, ya tenía presencia en la producción, comercialización y distribución. Se enfoca en la producción de contenidos con Tinta Fresca y Voz Activa, creadas en 2005 y 2007 respectivamente para elaborar material escolar e infantil. Y en el caso de la distribución lo hace con Estante, empresa de servicios integrales y distribución para editoriales, distribuidoras de libros y librerías. Además de su desempeño como minorista, Cúspide es uno de los más grandes mayoristas del mercado, como representante de las editoriales extranjeras McGraw-Hill, Omega, Grupo Anaya, Paraninfo, Alfaomega, Limusa Trillas y Microsoft Pres. Y en el mercado local, compite con otras marcas importantes como Yenni y El Ateneo.
¿Será casualidad que con el boom de los libros sobre política actual, apenas desembarcados en esta cadena, dieron por agotado en stock y sin fecha de reposición en la mayoría de los locales el libro ¨La Presidenta¨ de Sandra Russo? ¿Será también casualidad el aumento de promoción que esta cadena le otorgó a libros como ¨Ella y Él¨ de Luis Majul, ¨Schoklender S.A.¨ y demás libros de ideología opositora?
Así como empecé la nota hablando de necesidades, no lo es para mí aclarar que no creo en las casualidades en el mundo empresarial.

4 comentarios:

  1. Gracias, ya se donde no comprar un libro nunca mas

    ResponderEliminar
  2. Los libros hay que comprarlos en las ferias o en las pequeñas librerías. Jamás en megalugares atendidos por adolescentes mal pagos que, con suerte, leyeron la biografía de Wanda Nara. Abrazo
    Rod

    ResponderEliminar
  3. Glitters muy buena la información, pero te falta saber quien es el dueño de Yenny y Ateneo que son de un solo grupo, las malas lenguas me dicen Grupo Prisa, y hace unos diez años eran del Excell Group.
    Como dicen los yanquis "follow the money and you will find the killer".
    Muy buena Nota!!

    ResponderEliminar
  4. Está perfecto eso Marilú, pero básicamente quería mostrar como el mas grande monopolio de la información en Argentina, está absorbiendo TODOS los mercados que respecten a la formación cultural

    ResponderEliminar