martes, 25 de octubre de 2011

Dos plazas, un Octubre

Minada de recuerdos estaba allí. Decorada por miles de banderas, con la presencia de millones de personas pero con un estado anímico totalmente diferente que tiñe aquel viento gris, en una primavera de colores imposible de describir.
Fue en aquella plaza cuando en la anterior primavera, un 27 de Octubre estuvimos llorando, y despidiendo a quien de un cachetazo nos despertó a la mayoría de los argentinos, y nos invitó a construir un país mejor. En esa misma plaza, este domingo festejamos el amanecer de una nueva Patria, mas grande y soberana que nunca.
No puedo usar las palabras para expresar la mística de haber entrado a Plaza de Mayo y ver los millones de personas, con las banderas flameando, alegres, festejando. Y lejos de los mitos urbanos promovidos por imberbes, que intentan instalar que ¨la gente se mueve por el pancho y la coca¨, por el ¨plan¨ y cientas de huevadas mas que no tienen sustento alguno, este domingo miles de familias completas salieron a demostrar su apoyo a un modelo que como nunca se ocupó de cambiar la historia. No pude disimular las lagrimas, que no eran las mismas de aquel 27, eran distintas. Eran lagrimas de alegría, lagrimas de emoción... Las mismas lagrimas que seguiré derramando en cada victoria obtenida, en cada batalla librada, en cada paso que demos, por esta liberación.
Este 27 espero que todos vayamos a la marcha de las antorchas a recordarlo. A decirle a Cristina ¨acá estamos, somos tu pueblo¨. Lo tiene mas que ganado y merecido.

27/10/2010

27/10/2010
27/10/2010
23/10/2011
23/10/2011
23/10/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario