sábado, 16 de julio de 2011

Frutos


















Hoy fue una jornada agitada, pero linda de militancia. Pasé la tarde con mis compañeros de La Cámpora San Martín recorriendo el centro de nuestro distrito, repartiendo folletos de lo que serán las Jornadas Néstor Kirchner 2 (Florecen mil flores, pintamos mil escuelas) y nuestra agrupación, para sumar nuevos militantes. Siempre durante esta clase de tareas de militancia uno se lleva muchas anécdotas, pero hoy en especial hay una que quise destacar.
La fecha se alejaba de las volanteadas normales en el centro de la localidad, ya que en nuestra peatonal había más militantes de distintas agrupaciones y candidatos que gente. Algunos con Magui Gagey, otros con el actual Intendente, nuestros compañeros de la Jp Evita y cientos más. Era tanta la gente que decidimos ir a pegar carteles de las jornadas en las paradas de colectivo y entregando a la gente en mano, cuando llegando a la mitad de la tarde, al dar uno de los folletos a una mujer que estaba trabajando en un puesto de garrapiñadas se encendió un momento de mística peronista que me hizo renovar mi compromiso con este proyecto. La señora se quedó mirando el papel con miedo, según ella, de que fuera de Graciela Camaño, pero al decirle que era de las jornadas Néstor Kirchner nos dijo
¨Ay, de Néstor... Como se lo extraña... El nos dio tanto, hizo tanto por nosotros¨ con lagrimas en los ojos y mirando fijamente el folleto.
Es increíble el reconocimiento que tienen tanto Cristina, como Néstor en las personas que hoy en día siguen siendo quienes menos tienen, pero que gracias a ellos ya logran ser parte del sistema. Algunos por haber logrado jubilarse, aún no habiendo podido aportar por décadas de políticas neoliberales que no los dejaban siquiera trabajar. Algunos porque pueden cambiar la historia que les tocó vivir a ellos, de no poder educarse, enviando a sus hijos a Escuelas públicas gracias a la Asignación Universal. Otros por el caudal laboral que hoy en día sigue creciendo gracias al sistema de industrialización que se está implementando. Y así por miles de motivos más.
Pero ante todo, creo que por más negativo que uno sea, hay que tener memoria, y ver que todos logramos hacer cambios impresionantes en nuestras vida. Todos los que vayan a votar antes de salir de casa podremos ver televisores nuevos (algunos hasta LCD), Electrodomésticos nuevos, el 75% de los argentinos según las 3 compañías de telefonía tienen aparatos que superan los 1500$, todos con computadoras como si fuera tener pañuelos y la cantidad de gente que logró comprarse autos en estos 8 años es increíble.
Como también cuando terminaba la jornada me tocó saludar muy amablemente (soy híper respetuoso) a una señora mayor muy pintoresca, hasta algo oligárquica diría, pero la misma me tiro el folleto en la cara, y comenzó a gritar de mal modo diciendo
¨esa yegua de mierd.. que nos paga dos monedas a los jubilados, yo tengo un buen pasar, pero nos tiene que aumentar más, no se puede vivir con menos de 7000$¨ (?)
Es así. Quienes menos tienen, son quienes más notan el cambio. Será por eso que Cristina en las próximas elecciones va a arrasar las urnas, cuando el clima entre la alta sociedad cada vez está más picado? La explicación es el final de la utopía de la redistribución, para finalmente haberle dado espacio a ese tarea, haciéndola realidad. Este país estaba en llamas, y por eso la gente con más necesidades era mucha, hoy gracias a una buena gestión, es menos... PERO QUEDA AÚN MUCHO POR HACER!

No hay comentarios:

Publicar un comentario